B


      Bodas en bodegas. Una apuesta elegante y original.

      Casarse en bodegas se ha convertido en una opción cada vez más habitual, en especial en regiones con gran tradición vinícola como La Rioja. Nosotros, como fotógrafos de boda, hemos asistido a multitud de bodas de este tipo y nuestra opinión acerca de estas bodas en bodegas es totalmente positivo: nos parecen una opción muy original, estas bodegas ofrecen espacios que personalmente nos gustan mucho.

      Boda en Eguren UgarteElena y Victor 

      Además, y con el paso de los años, muchas de estas bodegas han concentrado sus esfuerzos en mejorar su oferta. Por ello, cada vez ofertan mejores servicios a la hora de organizar bodas en ellas, ofreciendo espacios, tanto a cubierto como al aire libre, para que las parejas puedan celebrar allí su boda civil. También, sus espacios son cada vez más originales y cuidados para celebrar el banquete y la fiesta. Y también, mediante cocina propia o mediante catering, muchas cuentan con una restauración exquisita, sin nada que envidiar a los tradicionales -y menos originales- salones de boda. 

      No todas las bodegas son iguales

      En los últimos años, hemos observado que cada vez más bodegas han decidido lanzarse a organizar bodas en sus instalaciones. Sin embargo, no todas son iguales y hemos constatado que algunas de ellas aún se hallan en una fase muy inicial, cometiendo en ocasiones errores. Si habéis decidido casaros en una bodega, nuestro consejo es que os cercioréis de antemano de su buen hacer organizando bodas, es decir, de su experiencia previa. Una buena opción es, antes de nada, revisar bien las valoraciones que estas bodegas puedan tener en plataformas como bodas.net, Zankyou, o incluso en Google o Facebook. Después, y como es obvio, debéis visitar las instalaciones y aseguraros de que encaja bien con vuestros gustos y con lo que buscáis. No todas son iguales. 

      El ritual del vino

      Una propuesta de ceremonia civil en bodegas que nos ha parecido muy original es el ritual del vino. Esto consiste en que, durante la ceremonia, los novios vierten dos variedades diferentes de vino de dicha bodega en un solo decantador, mezclándose. Tras ello, cada uno le sirve en una copa y ofrece dicha mezcla de vino al otro. Una manera muy visual de ejemplificar lo que realmente está sucediendo en ese momento: dos personas, distintas, que en ese momento se se combinan y se convierten en uno solo, casándose. 

      Boda en Marqués de RiscalMaria y Francisco 

      Nosotros tenemos una amplia experiencia captando con nuestras cámaras bodas en bodegas. Por esta razón, si os habéis decidido por esa opción, quizá podríamos ser los fotógrafos de boda que busquéis. Como habréis podido comprobar en las fotografías de este artículo, nuestro estilo es muy natural, de tipo documental, sin posados. Captamos lo que sucede en cada momento tal y como es, sin artificios.

      Boda en Marqués de Vargas Ana Gabriela y Javier 

       

       

       

       

       

       

       

       

      0