B


      Boda en un bosque de secuoyas gigantes

      Teníamos muchísimas ganas de compartir esta preciosa boda en un bosque de secuoyas. Nos decidimos a realizar una serie de retratos de boda en un bosque de secuoyas en Cabezón (Cantabria) y la iglesia de Barcenaciones como localizaciones.

      Silvia y José son una pareja de Cantabria con la que da auténtico placer compartir momentos. Son cercanos, buenos, divertidos a más no poder, y además se nota a la legua cuánto se quieren. Por ello, todo fue infinitamente sencillo.

      En cuanto al lugar elegido, no hay palabras suficientes que puedan describir su belleza. Pocos lugares mejores se nos ocurren para realizar nuestro trabajo como fotógrafos de boda. La inmensidad de la naturaleza cobijándonos y siendo testigo del amor de una pareja como esta.

      Las horas se nos pasaban volando, la imaginación y creatividad fluían, en un espacio así sentirse inspirado siempre es sencillo. Además, el bosque nos ofrecía mil lugares distintos en los que crear. Sin duda es en estos momentos en los que más afortunados nos sentimos del trabajo que hemos elegido.

      El vestido que llevaba Silvia -espectacular, por cierto- fue diseñado por Patricia Zaragoza, cuyos vestidos de boda nos encantan. Además, el elaborado tocado de Lola Sevares le iba como anillo al dedo. 

      El día amenazaba lluvia desde el primer momento de la mañana. Pero, casi milagrosamente, el tiempo finalmente nos dio una tregua y pudimos disfrutar creando en una tarde primaveral en el norte. 

      Ha sido un placer trabajar con este maravilloso equipo:

      Pareja:  Silvia y José

      Diseño: Patricia Zaragoza Atelier

      Tocado: Lola Sevares

      Peluquería: Alma Solares peluquería, Carla Rojas

      Floristería: Flores Balbi